La laguna en Colombia que está en riesgo de desaparecer

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

SUESCA, Colombia (AP) — “Estamos en lo que era la laguna de Suesca, que pronto se llamará el desierto de Suesca”.
Así describió el lugareño Hernán Sandino, de 73 años, el actual estado de la reserva hídrica que solía ser un atractivo turístico colombiano a sólo 60 kilómetros de Bogotá y que está en riesgo de desaparecer a causa del cambio climático, según las autoridades ambientales.

Hernán Sandino habla durante una entrevista mientras se encuentra en un muelle en la laguna de Suesca, en Suesca, Colombia, el miércoles 17 de febrero de 2021. Sandino dijo que la laguna se está secando porque no ha llovido mucho en la zona durante al menos 10 años. (AP Foto/Fernando Vergara)



El espejo de agua de la laguna de Suesca, ubicada en el centro del país, ha disminuido radicalmente en los últimos años: pasó de tener 25.000 millones de metros cúbicos de agua a 300.000, dijo a The Associated Press un vocero de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), autoridad ambiental de la zona.

“Esto es netamente climático. Si las precipitaciones no se presentan de una manera voluminosa es muy difícil recuperarla. Nosotros tenemos evidencias de que cuando en la zona llueve, la laguna da una respuesta positiva”, señaló Humberto Hernández Roa, coordinador de la red de monitoreo hidrometeorológico de la CAR.

Un pez brillante flota muerto en la superficie de la laguna de Suesca en Suesca, Colombia, el miércoles 17 de febrero de 2021. La laguna, que depende de las precipitaciones, ha sufrido una severa deforestación y erosión, que junto con el impacto adicional del cambio climático ha provocado una reducción significativa de su nivel de agua. (AP Foto/Fernando Vergara)



La laguna de Suesca, con una extensión de 2.900 hectáreas, depende de las precipitaciones y no tiene afluentes que la alimenten de forma permanente. Colombia atraviesa una temporada de sequía, según el Ministerio de Ambiente, pese a que también se presenta el Fenómeno de la Niña, que suele traer consigo lluvias.

“Viene mucha gente a mirar la laguna, nos afecta principalmente el turismo”, indicó a la AP José Aníbal Veloza Moreno, campesino de la zona. “Aquí llegaban muchas garzas a posar, pero hasta los pescados se están muriendo por falta de oxígeno y agua. No habiendo agua esto es un desastre”, señaló sobre la afectación en la fauna del lugar.

Un muelle se observa en la laguna de Suesca en Suesca, Colombia, el miércoles 17 de febrero de 2021. La laguna, que depende de las precipitaciones, ha sufrido una severa deforestación y erosión, que junto con el impacto adicional del cambio climático ha provocado una reducción significativa de su nivel de agua. (AP Foto/Fernando Vergara)


El deterioro ambiental de la laguna se ha registrado desde hace más de una década, según la autoridad ambiental de la zona, que documentó en 2010 la problemática. Además de la sequía señaló que había responsabilidad del ser humano por los “procesos erosivos, por la tala de árboles” y la “fuerte intervención antrópica de los habitantes de la zona de influencia”.

Desde la alcaldía de Suesca no consideran que la agricultura sea un factor determinante en el deterioro de la laguna. “La agricultura que se encuentra alrededor sí es un consumo de agua, pero no es tampoco tan importante como para presentarse el secamiento que estamos viendo”, indicó a la AP Édgar Arturo Muñoz Fresneda, jefe de la Unidad de Desarrollo Agropecuario de Suesca.

La laguna de Suesca se observa desde lo alto, en Suesca, Colombia, el miércoles 17 de febrero de 2021. La laguna, que depende de las precipitaciones, ha sufrido una severa deforestación y erosión, que junto con el impacto adicional del cambio climático ha provocado una reducción significativa de su nivel de agua. (AP Foto/Fernando Vergara)



Actualmente no hay un plan de manejo ambiental de la reserva hídrica, de la que no depende el agua potable de los pobladores. Tras las denuncias por la sequía en la laguna, las autoridades locales y nacionales están elaborando un plan de acción para intentar conservar el recurso hídrico.

Después de años de muy pocas lluvias, el lecho de la laguna de Suesca se encuentra seco y agrietado, en Suesca, Colombia, el miércoles 17 de febrero de 2021. La laguna, que depende de las precipitaciones, ha sufrido una severa deforestación y erosión, que junto con el impacto adicional del cambio climático ha provocado una reducción significativa de su nivel de agua. (AP Foto/Fernando Vergara)



“Vamos a adelantar varias acciones para hacer recuperación. No será un proceso fácil, durará 30 años”, indicó a la AP Zully Quilaguy, alcaldesa de Suesca. “Necesitamos el apoyo del Ministerio de Ambiente y el departamento. Vamos a presentar dos proyectos para a ver si podemos inyectarle dinero a la adquisición de predios para la conservación de la zona”, agregó.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp