Profesor mexicano en EEUU deja de vivir en su coche gracias a un exalumno

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Fotografía cedida por Steven Nava (d) donde aparece junto a su ex profesor el mexicano José Villarruel (i) mientras posan con el cheque de 27.000 dólares recolectados a través de la plataforma de GoFundMe, en Fontana, California.

Los Ángeles, 17 mar (EFE News).- El mexicano José Villarruel atravesaba a sus 77 años momentos muy difíciles tras perder su empleo como profesor suplente en una escuela de California, pero su situación cambió en cuestión de dos semanas cuando uno de sus exalumnos lo encontró durmiendo en su carro y decidió hacer algo para ayudarlo.

“Estaba en una situación muy difícil pero tenía el presentimiento de que todo iba a cambiar. Me dije que esto no puede continuar así. Lo que nunca pensé es que fuera de esta forma tan repentina”, relata a Efe Villarruel, conocido entre sus alumnos como Mr.V.
El inmigrante se refiere a su encuentro con Steven Nava, uno de sus estudiantes al que le dio clases de matemáticas en el Distrito Escolar de Fontana, California.

“Al principio no lo reconocí; después me di cuenta que era Mr. V. y que estaba viviendo en su carro. Entonces decidí hacer algo para echarle una mano”, cuenta Nava, de 21 años, sobre el momento en que decidió convocar la solidaridad entre sus amigos para su profesor.

Hasta este miércoles Nava ha logrado recolectar en menos de dos semanas cerca de 50.000 dólares a través de la plataforma de GoFundMe para Villarruel. También logró llamar la atención de las autoridades del condado de San Bernardino sobre las tribulaciones que enfrentaba el mexicano.

VIVIENDO EN SU CARRO POR SIETE AÑOS
Nava dice a Efe que lo que más le impacto fue saber que Villarruel había vivido durante cerca de siete años en su carro para lidiar con los altos costos de renta de California, y el poco salario que ganaba como profesor suplente.

“Nunca supimos que Mr. V vivía en el carro. Siempre estaba animado, era muy comprensivo y hacía que uno le echara ganas en matemáticas. Nunca se quejó”, detalla el joven de raíces mexicanas.

Sobre su larga estadía en su Ford Thunderbird 1997, Villarruel explica que tras conseguir su trabajo como suplente tuvo que mudarse de su vecindario en el Este de Los Ángeles a Fontana, ya que las 100 millas (160 kilómetros) que tenía que manejar de ida y vuelta se estaban convirtiendo en un peligro.

Pero en Fontana nunca encontró una vivienda que pudiera pagar con su salario. “Me fui acostumbrando y vi la conveniencia relativa de vivir en el carro y trabajar”, detalla.

“Ser profesor suplente no garantiza que tienes un salario fijo; entonces tienes que reducir tus gastos y adaptarte”, agrega el profesor, oriundo de Ocotlán, estado mexicano de Jalisco.

EL VIRUS QUE EMPEORÓ LA SITUACIÓN
Villarruel había podido todos estos años vivir en su auto sin mayor problema. Se bañaba y afeitaba en un gimnasio, y una pequeña bodega servía para guardar todo aquello que no podía llevar en el vehículo.

Pero la pandemia llegó y el trabajo se acabó, el gimnasio cerró, y él quedó en las calles y a la deriva.

“Me ha tocado pagar una habitación de hotel por un día para bañarme y asearme, y luego regresar a mi carro porque no alcanzaba el dinero para pagar varios días”, cuenta el mexicano, que solo cuenta con una pequeña pensión de Gobierno estadounidense que no le alcanza para pagar sus cuentas y enviar dinero a México.

LA SOLIDARIDAD DE UN MILLENIAL
Nava encontró a su profesor en una noche fría de invierno de California a principios de marzo, y tras darse cuenta de que los 300 dólares que le regaló en primera instancia no harían una gran diferencia decidió pedir a sus excompañeros de escuela que le echaran la mano.

El joven, que trabaja como soldador, usó su cuenta de TikTok para llamar la atención sobre la situación de su exprofesor. Uno de sus vídeos sobre Villarruel ya cuenta con más de 1,5 millones de visitas y sus seguidores se han multiplicado por miles.

En su primer llamado, Nava logró acumular 27.480 dólares, dinero que le entregó a su profesor el día de su cumpleaños 77.

Pero la convocatoria se ha vuelto nacional, y Nava tuvo que abrir otra cuenta llamada “KEEP MR.V MOVING FORWARD” apenas esta semana, donde ya lleva recaudados más de 20.000 dólares.

“Mi meta es poder recolectar el dinero suficiente para que Mr. V. no tenga que preocuparse por tener que trabajar otra vez, o de que no tiene para pagar la renta”, dice Nava.

Pero este no será el único objetivo de Nava. Después de esta convocatoria quiere enfocar sus esfuerzos en ayudar a otros latinos que se ven obligados a vivir en la calle por falta de recursos.

“Mi generación no es egoísta; nosotros pensamos en la gente y creo que unidos podemos hacer la diferencia”, concluye.
Villarruel se encuentra actualmente viviendo en un hotel que está siendo pagado por un mes por las autoridades del condado de San Bernardino, donde está ubicada la ciudad de Fontana.

El profesor graduado en química tiene planeado regresar a México mientras puede adaptar su nueva situación tras la ayuda de Nava. No descarta seguir dando clases y regresar a Estados Unidos, país que pisó por primera vez hace 65 años cuando su papá, un ciudadano estadounidense, lo trajo a vivir.

El profesor concluye la entrevista repitiendo un consejo a Nava: “No pierdas la esperanza. Cuando tengas un proyecto, sigue adelante a pesar de las dificultades. No te rindas. No renuncies”.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp