Hallan el cuerpo de un soldado latino desaparecido hace dos meses en Nuevo México

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Miami, 11 may (EFE News).- El cuerpo sin vida del soldado Juan Muñoz, que era buscado por las autoridades de Nuevo México desde el pasado 20 de febrero, fue encontrado cerca de Río Grande, según informaron su familiares.

“Nuestro querido Juan Muñoz finalmente ha vuelto a casa. Desafortunadamente, ya no está con nosotros. Por favor, mantenga a Juan y nuestra familia en sus oraciones”, escribieron sus familiares la noche del lunes en una página de Facebook creada durante la búsqueda del soldado, de 20 años de edad.

Las autoridades locales hallaron el jueves de la semana pasada un cuerpo sin vida en las aguas del Río Grande junto al Puente de la Garganta del Río Grande, cerca a la localidad de Taos, en Nuevo México.

El cuerpo fue descubierto, de acuerdo a medios locales, por una persona que hacía piragüismo por el río.

En un mensaje previo publicado en la red social, los familiares confirmaron el hallazgo de un cuerpo cerca de aquel puente de acero, precisamente donde el 21 de febrero se encontró el coche del soldado, y que se hallaban a la espera de la identificación del cadáver.

Muñoz, de 20 años, fue visto por última vez el sábado 20 de febrero y estaba programado para pasar el fin de semana en la Armería de la Guardia Nacional en Río Rancho, en Nuevo México, pero no regresó el domingo. Ese mismo día fue reportado como desaparecido por su sargento.

Dentro del automóvil del hispano, encontrado junto al puente, estaban aún sus pertenencias, incluidos teléfono celular, billetera, identificación, tarjeta de débito y llaves del auto, algo que no tenía sentido para su progenitora, Elizabeth Muñoz Rivera.

“No tenía por qué dejar sus cosas dentro del auto, a menos que estuviera cerca y pudiera volver rápido. Él siempre ha sido muy cuidadoso”, dijo la madre del hispano en una entrevista que dio a Efe en abril pasado.

El soldado había comentado a sus familiares que pensaba retirarse de las filas militares antes de concluir su periodo reglamentario, y que planeaba mudarse a la ciudad de Albuquerque, la ciudad más grande de Nuevo México.

Con la sombra del caso de la soldado Vanessa Guillén, desaparecida en abril del año pasado de una base militar en Texas y sus restos hallados en junio, desmembrados y enterrados, la Policía Estatal de Nuevo México se lanzó desde febrero a la búsqueda de Muñoz.

La dependencia llegó a confirmar que “el olor de Muñoz estaba en el puente”, y realizó búsquedas exhaustivas debajo de la estructura y varias millas río abajo, sin dar con señales del soldado latino.

Las autoridades contemplaban desde entonces la posibilidad de que el joven hispano se quitara la vida, dado que el Puente de la Garganta del Río Grande tiene una de las tasas de suicidio más altas del país.

Los familiares han rechazado esa hipótesis. “Al menos me hubiera dejado una nota despidiéndose”, señaló la madre a Efe.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp