Madre que volvió de deportación espera que Harris ayude en casos como el suyo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Chula Vista (CA), 21 may (EFE News).- Rocío Rebollar Gómez, madre de un teniente de inteligencia del Ejército que regresó a Estados Unidos después de más de un año de haber sido deportada, dijo esperar que la vicepresidenta Kamala Harris interceda por otras madres que enfrentan casos como el suyo.

“Estoy pidiendo a Dios para que toque su corazón y que ella voltee a ayudarnos a todas las madres que como yo pasamos por un proceso (de deportación), y yo le tengo mucha fe”, dijo Rebollar en su primera conferencia de prensa en California. Harris intercedió como senadora en favor de Rebollar antes de la deportación.

Rebollar dijo que la vicepresidenta “ahora tiene un cargo superimportante y viene de una familia de inmigrantes, y de verdad entiende nuestra situación como inmigrantes que somos, y creo firmemente que va a apoyar a muchas mamás como yo”.

En declaraciones a Efe, Rebollar dijo esperar ver a la vicepresidenta en una visita que pueda hacer a Washington en el futuro, aunque sin mencionar fecha.

Los hijos de Rebollar Gómez, el teniente Gibrán Cruz y Citlali Cruz, dijeron a su vez que la Administración del presidente Joe Biden carece de servicios de apoyo para familias de militares con miembros que enfrentan deportación.

“Ahora yo tengo menos preocupación porque mi madre está de regreso, pero queda claro que hace falta un plan de ayuda a los miembros de las Fuerzas Armadas activos”, dijo el teniente.

A su vez, la abogada de inmigración Dulce García, quien consiguió con apoyo de organizaciones que Rebollar regresara a California, declaró que la madre de dos hijos y abuela de tres nietos llevará ahora un proceso de petición de asilo.

Rocío Rebollar “no regresó a Estados Unidos con un perdón o una visa humanitaria; regresó por las difíciles condiciones que tuvo que enfrentar en México, por las que se hace meritoria a la petición de asilo”, dijo la abogada.

García, una “soñadora” o beneficiaria del programa (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), salió con permiso a México dos meses para ayudar a migrantes varados en la frontera y a los que se encuentran en albergues.

Durante su estancia en México, García tomó el caso de Rebollar.

“Esto solo fue posible porque la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) demandó a la Administración para que aceptara casos vulnerables” de migrantes en la frontera, dijo Tanto la abogada como un representante de veteranos deportados en Tijuana, Robert Vivar, documentaron el caso de Rebollar y fue aceptado para solicitud de asilo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp