Daniel Hernández, el “héroe” del tiroteo de Tucson quiere llegar al Congreso

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Tucson (AZ), 21 jun (EFE News).- Daniel Hernández, el “héroe” que ayudó a salvar la vida en 2011 de la entonces congresista Gaby Giffords en un tiroteo en Tucson (Arizona), aspira a llegar al Capitolio federal en las elecciones de 2022 y desde allí contribuir a un mayor control en la venta de armas y lograr una mayor representación de los inmigrantes.

“Creo que es muy importante que tengamos una voz en el Congreso de una persona como yo, que viene de una familia inmigrante”, dijo a Efe el candidato demócrata.

Hernández, de 31 años de edad, saltó a la fama a nivel nacional cuando proporcionó los primeros auxilios a Giffords cuando esta fue el blanco de un ataque a tiros en el que fallecieron 6 personas y 13 más resultaron heridas, incluyendo la misma congresista.

Hijo de una inmigrante mexicana, Hernández actualmente forma parte de la Legislatura estatal de Arizona y previamente formó parte del Distrito Escolar de Sunnyside, el cual cuenta con un alto porcentaje de estudiantes latinos.

El latino fue electo por primera vez a la Legislatura estatal en el 2017, donde fue uno de los fundadores del grupo de la comunidad LGBTQ dentro de la Cámara de Representantes.

Pero ahora quiere más. Hernández aspira ahora ser el representante en el Congreso federal por el distrito 2 de Arizona, el mismo distrito que representó Giffords y el cual incluye parte de la frontera con México.

MAYOR PESO LATINO EN WASHINGTON

Este distrito que incluye también una área de Tucson que tiene una amplia comunidad latina, aunque nunca ha tenido un representante de esta etnia.

Pero quiere cambiar eso y sumarse a la lista de congresistas latinos por Arizona: los demócratas Raúl Grijalva y Rubén Gallego.

Graduado de la Universidad de Arizona, el primero en su familia en lograrlo, Hernández sabe muy bien que su lucha es cuesta arriba y debido a que el distrito abarca parte de la región fronteriza es plenamente consciente de que el tema migratorio dominará sin ninguna duda la contienda electoral.

Este originario de Tucson cree que los políticos deben dejar de gastar el tiempo y esfuerzo criticando sin ofrecer verdaderas soluciones al problema migratorio y cree que en vez de criminalizar a los indocumentados se deben de incrementar los esfuerzos para reabrir la frontera a los visitantes y reactivar la economía de las comunidades fronterizas.

“Debemos de dejar de hablar de la frontera como si fuera un lugar peligroso, porque no es así, debemos tratar con humanidad y dignidad a las personas que están llegando a solicitar asilo”, dijo.

Como hijo de una inmigrante mexicana considera que es fundamental que el Congreso se enfoque en aprobar una legislación que otorgue un camino a la ciudadanía para los jóvenes migrantes amparados bajo la Acción Diferida (DACA), que da permiso temporal de trabajo y residencia a cientos de miles de jóvenes que entraron ilegalmente al país siendo niños.

COTO A LAS ARMAS DE FUEGO

Debido a la dura experiencia que vivió en carne propia en el tiroteo de Tucson, Hernández ha dedicado la última década a luchar en pro de mayores regulaciones en la venta de armas de fuego.

Y no es fácil. Al tradicional rechazo de los republicanos en el Congreso se han sumado últimamente medidas estatales y locales que buscan proteger su venta y convertir esas jurisdicciones en un “santuario” para las armas de fuego.

Pero él lo tiene claro y ve fundamental aprobar legislaciones a nivel federal que impidan que personas con problemas mentales tengan acceso a estas armas.

“Hay pequeños cambios que se pueden tomar y que pueden tener un gran impacto”, dijo el legislador estatal, quien apuesta además por terminar con las cláusulas legales que limitan la verificación obligatoria de antecedentes, que, en su opinión, dificultaría el acceso a las armas a personas que no deben tenerlas.

EL VOTO DE LAS MINORÍAS

Dentro de su plan político, el latino dice que defendería el acceso al voto, especialmente de personas de bajos recursos y minorías.

Después de las elecciones presidenciales del pasado mes de noviembre, donde el expresidente Donald Trump perdió la reelección, varios estados, incluyendo Arizona, han aprobado leyes que buscan limitar el sufragio de las minorías hispana y afroamericana, menos inclinadas a acudir a las urnas.

Y, en caso de llegar a Washington, Hernández está convencido de que podrá trabajar tanto con demócratas como con republicanos.

“Como mi abuela me decía, cada granito de arena cuenta”, dijo el aspirante, uno de los tres candidatos demócratas que se han postulado hasta el momento para reemplazar a la congresista demócrata Ann Kirkpatrick, quien a principios de este año anunció su retiro.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp