Falta de árboles afecta salud y calidad de vida en barrios latinos de EEUU

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Denver (CO), 5 ago (EFE News).- La escasez de árboles en los barrios latinos de las principales ciudades de Estados Unidos en relación con los vecindarios de otros grupos afecta negativamente la salud y la calidad de vida de las familias hispanas debido al aumento del calor y de la contaminación de aire en esos barrios, afirman expertos nacionales.

Específicamente, los barrios latinos en 486 áreas metropolitanas en Estados Unidos cuentan con menos árboles cubriendo espacios abiertos, estacionamientos, aceras y otros terrenos que los árboles en espacios similares de los vecindarios de blancos, revela un informe de la organización ecologista American Forests difundido en junio y actualizado esta semana para el oeste del país.

Utilizando una fórmula denominada puntaje de equidad en árboles (TES), que correlaciona la presencia de árboles con la demografía, edad, salud, ingresos, densidad poblacional y temperatura promedio de un vecindario, la organización encontró que cuánto más alta es la presencia de minorías o mayor el nivel de pobreza en un vecindario, menos árboles se plantan en el sitio.

Para llegar a esa conclusión, los expertos de American Forests analizaron unos 150.000 barrios en todas las ciudades de Estados Unidos con más de 50.000 habitantes.

“El puntaje de equidad en árboles es una innovadora herramienta que provee una narrativa enfocada en equidad social, y un camino guiado hacia la acción en favor de la equidad de árboles para el avance de nuestras comunidades”, comentó en declaraciones enviadas a Efe Mark Magaña, fundador y presidente de GreenLatinos, en Washington DC.

FALTA DE EQUIDAD

Por ejemplo, el informe de American Forests revela que en Austin, Texas, los barrios latinos tienen 20 % menos árboles que los barrios con mayoría de blancos, la mayor disparidad del país. En Los Ángeles, California, la disparidad es de 10 %, y en Denver (Colorado) y San Francisco (California) es de 7 %.

A la vez, si la disparidad en la cantidad de árboles en vecindarios hispanos desapareciese en Memphis (Tennessee), Boston (Massachusetts), Columbus (Ohio) y Charlotte (Carolina del Norte), la temperatura promedio en esos vecindarios se reduciría en 5,5 grados Celsius (10,6 Farenheit), y sería 12 % menor a la actual.

Y si se plantasen suficientes árboles junto a lotes de estacionamiento, la temperatura de la superficie del asfalto podría reducirse en hasta 20 grados Celsius (36 Farenheit), según datos compilados y recientemente publicados por la Federación Nacional de Vida Silvestre (NWF).

De hecho, según Chris David, vicepresidente a cargo de datos científicos de American Forests, “la razón por la que creamos la fórmula TES es que históricamente y a nivel nacional, en muchas ciudades los árboles no se han plantado equitativamente”.

Por ejemplo, los barrios latinos en Commerce City (suburbio al norte de Denver) tienen un puntaje TES de 25, indicando poca cantidad de árboles en una zona con 84 % de hispanos y 67 % de familias carenciadas. A sólo 25 kilómetros al oeste, en la ciudad de Broomfield, con 12 % de minorías y 8 % de pobreza, el puntaje TES llega al 95.

Y en el acaudalado barrio de Cherry Hills Village en Denver (una ciudad de casi 700.000 habitantes con 30 % de hispanos), 100 % de los residentes cuentan con árboles, en comparación con sólo 3 % en el barrio latino de Sun Valley, en el oeste de Denver.

Situaciones similares se repiten en las 20 principales ciudades del país, incluyendo Chicago, Detroit, Houston, Los Ángeles. Filadelfia, Phoenix, Portland y San Diego, dice el reporte de American Forests.

GRANDES BENEFICIOS

Para revertir la situación se deberían plantar unos 522 millones de árboles en todo el país, lo cual, además de los beneficios para la salud y la calidad de vida, generaría 3,8 millones de empleos y permitiría absorber unos 9,3 millones de toneladas de bióxido de carbono al año, el equivalente de lo que generan unos 92 millones de autos.

Según Jad Daley, presidente de American Forests, el reporte “nos muestra exactamente dónde está el problema, dónde debemos concentrar nuestras inversiones para resolver el problema, y dónde necesitamos reunir a las personas, todo tipo de personas y organizaciones”.

En números concretos, el problema es que los vecindarios con mayoría de hispanos o afroamericanos tienen 33 % menos árboles que los vecindarios blancos. Y los barrios con mayoría de personas carenciadas tienen 41 % menos árboles que los de personas en mejor posición económica.

Pero la solución sería costosa (miles de millones de dólares) y a largo plazo (por lo menos una década), según un estudio (abril de 2021) a cargo de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Allí se indica que se requeriría una inversión inicial de 17.600 millones de dólares para beneficiar a los 42 millones de personas más afectadas por la carencia de árboles, que representan sólo la cuarta parte de los 167 millones de personas que viven en áreas urbanas sin suficientes árboles.

“Necesitamos algún tipo de estrategia que reúna a las empresas, el Gobierno y las personas para mejorar la cobertura del dosel de los árboles”, expresó en rueda de prensa este miércoles Ean Thomas Tafoya, representante en Colorado de GreenLatinos, al analizar el impacto de la disparidad en árboles en las principales ciudades de este estado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp