Zonas de alta vacunación en EE.UU. son también puntos calientes de covid-19

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Washington, 12 ago (EFE News).- Dos tercios de los estadounidenses que viven en zonas con alto índice de vacunación contra la covid-19 se encuentran en puntos calientes con alto número de contagios, según un análisis publicado este jueves por el diario The Washington Post.

Este estudio muestra lo rápido que ha cambiado la situación en un mes en Estados Unidos con la expansión de la variante delta, que comenzó como un problema en áreas de baja inmunización hasta causar inquietud en todo el país.

Para llevar a cabo este estudio, el periódico ha considerado como condados con altas tasas de vacunación aquellos con al menos el 54% de su población completamente inmunizado, mientras que en el otro extremo están aquellos con índices de menos del 40% de los habitantes con la pauta completa.

El 4 de julio, solo un 4% de los residentes en condados con altas tasas de inmunización habitaban puntos calientes de covid -con alto número de contagios y estos en crecimiento-, frente al 13% de áreas con poca gente vacunada.

La variante delta comenzó a extenderse inicialmente en Estados Unidos en zonas de baja vacunación, donde a fecha del 14 de julio el 28% de sus vecinos residía en lugares con muchas infecciones, frente al 13% de personas en comunidades con tasas altas de inmunización.

La brecha entre los sitios con pocas personas vacunadas y los que tienen muchas se ha estrechado en las últimas semanas con el aumento de los casos en las grandes ciudades de la costa oeste de EE.UU., las urbes del sur de Florida y el corredor entre Nueva York y Boston.

En agosto, esa diferencia ha dejado de existir: dos tercios de los residentes tanto en zonas de mucha como en las de poca vacunación se encuentran en puntos calientes de covid-19.

Aun así, The Washington Post destacó, según los datos que maneja, que es mucho más seguro estar inmunizado si se vive en una zona con muchos casos de la enfermedad que no estarlo.

De hecho, los estados con altas tasas de vacunación tiene un tercio de los nuevos casos per cápita frente a los estados con baja inmunización.

Además, los estados con menos del 40% de su población totalmente vacunada cuentan con una tasa de ingresos hospitalarios cuatro veces mayor que la de los estados con al menos el 54% de sus habitantes inmunizados.

Hace solo un mes el optimismo sobre la proximidad del fin de la pandemia reinaba en EE.UU. por la efectividad de las vacunas, pero la expansión de la variante delta y la ralentización de la campaña de inmunización suscitan preocupación.

La presencia de esta mutación, que ya es la predominante en Estados Unidos, ha hecho que se disparen los contagios y las hospitalizaciones.

Ante esta situación, la Casa Blanca anunció a finales de julio que obligará a los más de 4 millones de trabajadores del Gobierno estadounidense a mostrar una prueba de vacunación contra la covid-19 si no quieren someterse a test de forma regular.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés) informó este jueves de que exigirá a los más de 25.000 miembros de su personal clínico y de investigación que se vacunen.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp