Muere en parque de San Diego orca de 6 años y activistas piden investigación

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Miami, 21 ago (EFE News).- Amaya, una orca hembra de 6 años, murió en el parque Seaworld de San Diego, sur de California (EE.UU.), por causas aun por determinar y organizaciones de defensa de los animales reclamaron que se investigue su muerte de manera independiente.

Seaworld dijo en un comunicado publicado en las últimas horas que la muerte “repentina e inesperada” de Amaya ocurrió el jueves 19 de agosto, un día después de que empezara a sentirse mal y cuando los veterinarios ya habían empezado a administrarle tratamiento.

La compañía no especificó cuáles eran los síntomas ni el, tratamiento aplicado a Amaya, que era la orca más joven de las que hay en el Seaworld de San Diego, que sin ella son nueve.

Se va a realizar un examen postmortem de la orca para determinar las causas de una muerte que ha dejado “con el corazón roto” a los cuidadores de Amaya, según la compañía, que posee parques en San Diego, San Antonio (Texas) y Orlando (Florida), que en conjunto cuentan con una veintena de orcas.

La organización PETA (Personas para un Trato Ético de los Animales) inmediatamente respondió a la noticia de la muerte de Amaya con una petición para que se investigue de manera independiente y dio a entender que pudo deberse a una agresión por parte de otra de las orcas del parque.

A través de un comunicado PETA indicó que, según sus informaciones, todas las orcas del parque fueron puestas juntas en uno solo de los tanques, a pesar del historial de agresiones entre algunas de ellas.

Según Tracy Reiman, vicepresidenta ejecutiva de PETA, a un diario neoyorquino, recientemente Amaya agredió a Corky, la orca más vieja del Seaworld de San Diego, una hembra de 55 años, la cual “pudo haberse vengado” de ella.

Amaya era hija de Kalia y de Ulises, que viven ambos en el Seaworld de San Diego.

Según Orcapedia, una web dedicada a estos animales marinos, en el mundo hay actualmente unas 45 orcas en cautiverio, de las cuales solo 19 son nacidas en la naturaleza.

A raíz del impacto negativo de un documental titulado “Blackfish”, que cuenta la historia de Tilikum, una orca que en 2010 mató a su cuidadora en el SeaWorld de Orlando (EE.UU.), la compañía anunció en 2016 el “fin del programa de cría de orcas” y después un cambió en los espectáculos con esos animales.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp