El presidente Biden recibe a las Seattle Storm como campeonas de la WNBA

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Washington, 23 ago (EFE).- La vuelta del equipo campeón de la WNBA a la Casa Blanca se dio este lunes cuando el presidente Joe Biden recibió a las Seattle Storm, ganadoras del título la pasada temporada.

Biden alabó la gran aportación deportiva de las campeonas en el campo y también su compromiso con las causas sociales que gracias a su activismo cambiaban vidad.

La visita marcó la primera vez que un equipo de la NBA o la WNBA visita la Casa Blanca desde que el expresidente, el también demócrata Barack Obama, festejó a los Cleveland Cavaliers de la NBA en 2016.

Los presidentes suelen recibir a los campeones deportivos universitarios y de las grandes ligas para una ceremonia en la Casa Blanca.

Pero las dos grandes ligas de baloncesto se saltaron esas celebraciones durante la administración del mandatario republicano Donald Trump, ya que varios jugadores y entrenadores destacados se manifestaron abiertamente contrarios a su gestión y nunca le reconocieron su condición de máxima autoridad del país.

Todo lo contrario de lo que sucede con Biden, al que apoyaron abiertamente durante la campaña electoral para que pudiese llegar a la Casa Blanca.

Biden se maravilló del equipo y sus hazañas en la cancha. El equipo incluye a tres jugadoras que ganaron medallas de oro como parte del equipo de baloncesto femenino del equipo de Estados Unidos que en Tokio 2020 consiguió la séptima medalla de oro consecutiva.

Precisamente fueron las jugadoras olímpicas, la base Sue Bird, la escolta Jewell Lloyd y la alero Breanna Stewart las que obsequiaron a Biden con una camiseta Storm de recuerdo.

El mandatario estadounidense también se tomó un momento para observar los esfuerzos de los miembros del equipo para destacar el tema de la brutalidad policial en las comunidades negras, promover el registro de votantes, hablar sobre la violencia contra las personas transgénero y alentar a los estadounidenses a vacunarse.

“Lo que hace que este equipo sea extraordinario es que no solo ganan partidos, cambian vidas”, subrayó Biden. “Eso es lo que hacen los ganadores. Hacen brillar la luz y levantan a la gente. Son una fuerza para el cambio. Esas son las Seattle Storm, esa es la WNBA “.

La copropietaria de Storm, Ginny Gilder, también elogió el activismo del equipo y destacó los esfuerzos de las jugadoras de la WNBA el año pasado en nombre de los demócratas Raphael Warnock y Jon Ossoff en sus campañas ganadoras del Senado en Georgia.

Warnock derrotó a la senadora republicana Kelly Loeffler, copropietaria del Atlanta Dream.

Loeffler, un aliado de Trump, fue criticado por las jugadoras de la WNBA por sus ataques al movimiento “Black Lives Matter”. Loeffler y sus compañeros propietarios vendieron el equipo este año.

“Se siente bien estar de regreso en este lugar y que nuestros logros sean celebrados de esta manera”, dijo Stewart en breves comentarios en la ceremonia.

Antes de la visita, Bird, ganadora de cinco medallas de oro, dijo que con Trump fuera del cargo, estaba feliz de visitar la Casa Blanca “ahora que está de vuelta a un lugar que se considera un honor”.

Muchas jugadoras de la WNBA, incluida Bird, han sido francas en su adopción de movimientos de justicia social como “Black Lives Matter”, que Trump caracterizó como una ideología violenta y radical.

Trump también criticó a la prometida de Bird, la estrella del fútbol estadounidense Megan Rapinoe, otra de las grandes activistas dentro del deporte profesional en Estados Unidos.

“Creo que durante mucho tiempo, hasta 2016, ir a la Casa Blanca fue un honor, no fue necesariamente político”, comentó Bird antes de la visita. “Fue para reunirse con el presidente de Estados Unidos. La persona que ocupa ese cargo reconoce el éxito de su equipo”.

Durante sus campañas y presidencia, Trump tuvo varias discusiones públicas con destacados atletas y entrenadores que han tratado de usar su celebridad para destacar la justicia social y otros problemas policiales y raciales que consideran se dan dentro de las comunidades de las minorías.

Trump arremetió contra el base estrella de los Warriors de Golden State, Stephen Curry, y sus compañeros de equipo en 2017 después de que rechazaron la invitación habitual de la Casa Blanca.

El mandatario republicano también se ha enfrentado repetidamente con la estrella de Los Angeles Lakers, LeBron James, quien fue un crítico abierto de Trump y respaldó las postulaciones de Hillary Clinton y Biden a la Casa Blanca.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp