La Borinqueña 3, una heroína de cómic que muestra el poder de la mujer latina

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nueva York, 25 ago (EFE News).- El premiado ilustrador Edgardo Miranda Rodríguez lanzó la tercera entrega de sus novelas gráficas de superheroínas La Borinqueña, en la que presenta a una nueva heroína latina, una joven de origen chino-dominicano que muestra la diversidad de la comunidad hispana y el poder de la mujer.

En este nuevo volumen, Luz es una de las protagonistas, una latina que utiliza su poder de convertirse en luz y crear campos de energía alrededor de sus puños para protegerse a ella y a otros en su lucha contra las injusticias sociales que acechan a su comunidad.

Luz es hija de una dominicana y un hombre de origen chino que emigraron desde la República Dominicana al Alto Manhattan, que tradicionalmente ha sido el barrio quisqueyano por excelencia en Nueva York, donde nació su hija, que es LGBTQ.

“En los cómics usualmente esa diversidad no se ve”, comentó Miranda Rodríguez, quien recordó que en Latinoamérica hay una gran población de asiáticos y mucha gente no sabe de su historia.

VISIBILIDAD A LAS MINORÍAS

Y al igual que hizo con La Borinqueña, una afroboricua, de amplias caderas y que viste con la bandera de la isla, para él es “importante” dar visibilidad a una parte importante de la comunidad “a la que muchos no le hacen caso”, explicó a Efe.

“Ahora estamos viviendo una época de mucho odio a los asiáticos (durante la pandemia de la covid-19). En estos libros siempre hemos hecho nuestra parte de elevar la conciencia del pueblo introduciendo personajes que les inspiren, que no siempre tienen que ser caras blancas, europeas”, indicó.

Luz apareció hace cinco años como una niña y personaje secundario en una de las primeras novelas gráficas, aunque el ilustrador y escritor de origen puertorriqueño asegura que siempre tuvo en su mente desarrollar este personaje y convertirlo en una heroína.

En La Borinqueña 3, publicado en inglés y español, como toda la serie, Luz se ha mudado a Puerto Rico, donde vive su transformación en superheroína.

La Borinqueña (sinónimo de puertorriqueña y es también el nombre del himno de la isla) es una “neoyorrican” que estudia ciencias ambientales, promueve los valores sociales y la justicia medioambiental, entre otros temas de gran impacto.

Pero no está sola. Ahora le acompañan un grupo de nuevos héroes, Los Nitaínos, que el novelista gráfico introduce en esta entrega y en torno a los cuales quiere mantener aún el misterio pues se desarrollarán todavía más en la próxima edición, en la cual ya trabaja.

Los Nitaínos están inspirados en la cultura Taína, que se extendió desde Cuba hasta la isla de Guadalupe, mostraron su mayor florecimiento en Puerto Rico -a la que llamaban Borikén- y la zona este de Santo Domingo (República Dominicana).

Las nuevas historias de La Borinqueña vuelven así a girar sobre Puerto Rico y transcurren en la isla y sus héroes no son los típicos que buscan criminales sino que tratan de acabar con el racismo, las injusticias sociales y luchan contra el cambio climático.

“Quería darle atención a estas cosas que pasan en la vida real y la mujer es parte de ese liderazgo que le ha hecho frente. Siempre han habido muchas mujeres tratando de elevar nuestra conciencia”.

EL PODER FEMENINO

Y por ello creó a Marisol Ríos de la Luz, La Borinqueña, y a los Nitaínos, que la mayoría de ellos son también mujeres.

“Soy un hombre que reconoce la necesidad de la representación femenina y de dónde sale el poder”, afirmó.

A pesar de su carácter minoritario, La Borinqueña ha tenido repercusión e incluso ha participado en varias campañas educativas, incluyendo la movilización del voto entre los latinos en las pasadas elecciones y a la que dio voz la actriz Rosario Dawson.

“Aunque somos una empresa independiente (Somos Arte) y no estamos afiliados a Marvel o DC, hemos logrado mucho éxito, siendo parte de la colección permanente del Museo Smithsonian en Washington y los libros de La Borinqueña se usan en varias universidades como Colgate y Carnegie Mellon”, comentó el autor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp