La prisión neoyorquina donde se suicidó Jeffrey Epstein cerrará sus puertas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nueva York, 26 ago (EFE News).- La prisión neoyorquina en la que se suicidó en 2019 el empresario Jeffrey Epstein, acusado de tráfico sexual de menores, cerrará sus puertas para “resolver problemas”, informó este jueves el Departamento de Justicia.

El Centro Correccional Metropolitano de Nueva York (MCC NY, sus siglas en inglés), situado en el sur de Manhattan, cerrará “al menos de manera temporal”, y según indicaron fuentes al medio local New York Daily News, la clausura podría producirse el próximo mes.

“En un esfuerzo de abordar los problemas en el MCC NY de la manera más rápida y eficiente posible, el Departamento ha decidido cerrar el MCC, al menos de manera temporal, hasta que esos problemas se hayan resuelto”, dijo el Departamento de Justicia en un comunicado.

El texto señala asimismo que los “planes de desactivación están en marcha”, y que se darán más detalles sobre los mismos mientras “continúa el proceso”.

La cárcel actualmente cuenta con 263 prisioneros, comparados con los más de 700 de años anteriores, apuntan cifras del Departamento de Prisiones.

Según dijo al Daily News un trabajador del centro, que quiso permanecer en el anonimato, el recinto “se está desmoronando”.

“Literalmente, durante años, hay fugas de agua”, señaló la fuente, que dijo que una de las principales razones para tomar esta decisión es “el deterioro de la infraestructura”.

Apuntó, además, que la mayoría de los reos de esta cárcel irán a parar a la prisión federal de Brooklyn, el Centro de Detención Metropolitano de Sunset Park, adonde se han trasladado más de 100 de ellos en el último año.

Algunos de los prisioneros de mayor perfil del país han sido encarcelados en el MCC, entre ellos el capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán y Jeffrey Epstein, el difunto empresario acusado de una amplia red de tráfico sexual de menores que ha sido vinculado con figuras de la talla del expresidente estadounidense Bill Clinton o el príncipe Andrés de Inglaterra.

La muerte de Epstein en este recinto causó una enorme polémica, y destapó toda una serie de fallos en sus sistema, como varias cámaras de seguridad defectuosas situadas delante de la celda del fallecido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp